L´escriptori Clínic

L´escriptori Clínic
Actualitat Sanitària

divendres, 10 d’octubre de 2008

La Majoria de Metges voldrien compartir les seves errades amb altres companys










Font: Diario Medico

"La mayoría de los médicos están dispuestos a compartir sus fallos con otro colega"

"Normalmente aprendemos de nuestros errores pero, ¿estamos dispuestos a hablar sobre ellos? ¿Qué pasa cuando aquéllos que cometen estos fallos son médicos, de quienes se espera que sean infalibles? Un nuevo estudio de la Universidad de Iowa (Estados Unidos) muestra que la mayoría de los facultativos están dispuestos a discutir los fallos que han cometido, pero uno de cada cuatro aún no lo hace."

G.S.S. 10/10/2008

"Al mismo tiempo, cerca de nueve de cada diez afirman que si quisieran hablar de un error que han cometido conocen a un colega que sería un buen apoyo. Estos resultados han sido publicados en el número de octubre de The Journal of Medical Ethics y sugieren que es importante que las enseñanzas del error no reviertan sólo en el médico que lo ha cometido, sino también en sus colegas. El estudio se basó en encuestas a 338 facultativos y médicos residentes en hospitales de los Estados Unidos.

Lauirs Kaldjian, profesor asociado de Medicina Interna de la Universidad de Iowa y conductor del estudio, cree que discutir los errores puede ser una forma muy valiosa de aprendizaje para los médicos: "deberían compartirse y aprovechar aquello que tienen de positivo".

Los resultados muestran también que la comunicación de los fallos médicos a hospitales y pacientes ocurren con menos frecuencia que de lo que deberían, si lo comparamos con la predisposición de los médicos a comunicarlos con sus colegas.

Enfocar el error
Según Kaldjian, es muy positivo compartir todos los errores.

"A veces cometes un error y nada ocurre. Otras veces, ocurre algo malo, pero en ambos casos necesitamos enfocar el fallo que casi sucede, que no ha causado ningún daño; eso es también una herramienta válida".

Los errores con efectos más dañinos provocan revisiones automáticas por parte de los hospitales; sin embargo, otros fallos permanecen desapercibidos. "Al mismo tiempo que mejoramos la atención a los pacientes, discutir estos dos tipos de errores puede darnos la oportunidad de aprender a dar apoyo emocional a los profesionales.

Los médicos pueden sufrir mucha confusión cuando cometen un error, aunque no se haya causado daño al paciente".

Según Javier Barbero, psicólogo clínico y magister en Bioética, es una buena noticia saber que los médicos están dispuestos a compartir los errores con los compañeros. "Cuanto más maduro es un profesional mayor conciencia tiene de que puede equivocarse y que los fallos son parte de la profesión". En su opinión, los médicos más experimentados deberían enseñar a los residentes que hay que restar importancia a las equivocaciones.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada